2007
oct 11

Venida de los reyes de Navarra D. Juan de Albret y Doña Catalina de Foix a la entonces villa de Sangüesa y nacimiento de su quinto hijo, Don Enrique.

 

Madelena Sáez de Pomés especializada en el estudio de Enrique de Labrit nos describe: “A primeros de 1503 y procedentes de Pau llegaban a Sangüesa los últimos soberanos de Navarra D. Juan de Labrit y Dña. Catalina de Foix a celebrar Cortes. Se excusaron de la tardanza de su viaje por la contrariedad del tiempo fuerte y malos caminos. También, en parte, por el impedimento de la persona de Nos, la Reyna, e ahún agora avemos llegao con asaz trabajo y pena”.

Casa de los Sebastianes

 

La Reina se hallaba en avanzado estado de buena esperanza. A continuación nos describe el nacimiento de Enrique, tal y como quedó reflejado en el extracto del libro de Olite: “A XXV días de abril, en la Villa de Sangüesa, ente las ocho y las nueve de la mañana, parió la Reyna nuestra Señora un Príncipe al que bautizaron el tercero día y fueron compadres dos romeros de Alemanya que iban a Santiago y al uno llamaban Adán y al otro Enric y le pusieron Enrich. ¿Plegue a Dios le dé larga vida con muchos Reynos a servicio de Dios! El hecho de elegir como padrino a un peregrino en lugar de un alto personaje era una vieja costumbre de los Señores de Bearn. Documentalmente está probado que siguieron esta tradición con varios de los once hijos que estos Reyes tuvieron.(Enrique de Labrit-Ultimo Príncipe de Viana. Separata de la revista “Príncipe de Viana” nº 21. Pamplona. Por Madelene Saez de Pomés).

 

 

placa en la casa de los sebastianesAbundando sobre el nacimiento y bautismo del príncipe Enrique de Albret, Juan Cruz Labeaga Mendiola, Cronista Oficial de la Ciudad de Sangüesa, nos ofrece en uno de sus muchos libros sobre nuestra ciudad una serie de datos sobre Enrique de Labrit, que transcribo a continuación: “Al comienzo de la Edad Moderna con frecuencia residieron en el Palacio-castillo de la Villa los últimos Reyes privativos de Navarra, Juan de Labrit y Catalina de Foix, y en él se desarrollaron acontecimientos importantes como la convocatoria de Cortes Generales de 1503 y 1507. El 17 de abril murió el Príncipe Andrés Febo, de menos de dos años de edad y fue enterrado en Leire. Ocho días después nació en la casa de los Sebastianes, en la Rúa Mayor “entre las ocho y las nueve de la mañana” el Príncipe Enrique, último Príncipe de Viana. Juan Sebastián, señor de Iriberri, pertenecía a una noble familia de comerciantes y prestamistas de los Reyes.

 

partida de nacimiento

 

El bautizo tuvo lugar el 28 de abril en la iglesia de Santa María la Real. Llevó al Infante en Mariscal de Navarra Don Pedro y entre los cincuenta nobles de la comitiva figuraba Juan de Jaso, padre de San Francisco Javier. Fue bautizado por el Obispo carmelita y confesor real, Don Gracián, e hicieron de padrinos dos peregrinos alemanes en viaje a Santiago de Galicia, llamados Enrich y Adán, y se le uso el nombre del primero de ellos. Al poco tiempo fue instituido heredero real y prometido en matrimonio en 1504 con Isabel, hija de Juana la Loca y Felipe el Hermoso. Tras la conquista de Navarra por Fernando el Católico, en 1512, y la marcha de los Reyes de Navarra a sus estados franceses, Enrique reinó en la Baja Navarra, en Bearne y Foix, hasta 1555 año en que falleció. (Sangüesa. Serie Panorama, nº 22. Institución Príncipe de Viana. Pamplona, 1994. Juan Cruz Labeaga Mendiola).

 

Volver Siguiente